Follow by Email

viernes, 11 de noviembre de 2016

LA EPOPEYA DEL GILGAMESH, por Luis Fernando Campos Vargas


 “De pronto, te has vuelto sombra y ya no me escuchas” (Gilgamesh, 2010, p.150)

Época:

     La  epopeya del Gilgamesh se cree que fue escrita más o menos entre el 2330 y el 2000 antes de Cristo. Es el poema largo más antiguo que se conserva en el mundo. Hay dos versiones mayores en las otras.

Escuela:

     Pertenece al género de la epopeya; narra las aventuras de un héroe (Gilgamesh) y de su búsqueda de la inmortalidad. Se nutre mucho del concepto de mito, pues Gilgamesh fue originariamente un rey de Asiria, figura que es después divinizada y transformada en el ser heroico que camina más allá de los confines del mundo buscando a Utnapishtim, que encuentra la hierba rejuvenecedora, que tiene como mejor amigo y compañero a Enkidu, y que finalmente lo pierde todo y vuelve, quedando inmortalizado solamente como juez de los muertos en el Âtsu –una especie de infierno para los babilónicos (Bottero, 2010).

     Esto, sin embargo, según la más grande de las versiones, pues aún hay una doceava tablilla donde se narra una historia alterna, en la cual Gilgamesh conoce los infiernos gracias a Enkidu y logra gobernar del poema: la primera (la más antigua) es la babilónica, y la segunda la ninivita (de la cual se conserva mucho más que de la primera). Además se han encontrado distintas tablillas en distintas partes de medio oriente, que parecen completar y llenar algunos vacíos presentes por siempre.
    
 Pertenece claramente a la tradición oral, pues aún antes de estar escrita la epopeya tal cual como la conocemos ya habían sido escritos pequeños fragmentos contando algunas historias del mismo (su cortejo con la diosa Ishtar, su pelea con el Toro Celeste, la derrota de Humbaba) (Sanmartín, 2005).

Estilo:

     El estilo es el característico de las epopeyas, pues tiene constantes repeticiones, alusiones a dioses que intervienen en la vida de los seres humanos, no abunda en figuras alegóricas ni metáforas, al contrario tiende a ser sencillo y con saltos en cosas que parecen obvias. El poema principal consiste en once tablillas, a las cuales parece que fue adherida una más pero de distinto autor al original.

     La métrica, por otra parte, tiene un elemento semántico y otro fonético. En el elemento sem ántico se encuentra el paralelismo, muy parecido al usado en la métrica hebraica (y que se encuentra en la Biblia en diversos libros, como en los salmos, en Isaías, proverbios, sabiduría, Eclesiastés, etc.), y consiste en que se repiten las mismas figuras o imágenes mentales pero de manera complementaria o ilustrando mejor en el segundo verso a comparación del primero. Por ejemplo:
 “A fuerza de oír sus quejas,
          Los grandes dioses
          Los dioses celestes […]”
(Gilgamesh, tablilla I, 63)

     Aquí se puede evidenciar cómo el concepto de dioses se ve repetido, en el segundo verso haciendo énfasis en su condición de grandes y en el tercero de celestes, es decir, los dos versos se complementan y de alguna forma se repiten.

     Para compararlo con lo que se encuentra en la Biblia, podemos ver algo muy similar:
¡Alaben al Señor desde el cielo!
 ¡Alaben al Señor desde lo alto! 
(Salmo XLVIII, 1)

     Aquí las dos frases son sinónimas, sin embargo se habla primero del cielo y luego, de forma más inespecífica, de lo alto, para generar el efecto poético buscado. Parece que entre los pueblos asirio e israelita se encuentra aquí un puente interesante, que además va a ser complementado en el siguiente punto (de las influencias).

     Por otra parte, además del elemento semántico en la métrica, encontramos el elemento fonético, es decir, auditivo. Parece ser que en el poema del Gilgamesh hay un número fijo en los sonidos fuertes según el verso, muy parecido a lo que serían después los hexámetros dactílicos homéricos o las reminiscencias del pie que quedan en la poesía actual, aunque en este poema todavía de una forma un poco burda y sin desarrollar (Bottero, 2010).

Influencias:
    
La epopeya del Gilgamesh fue influenciada directamente en cuanto a su trama por las historias de Gilgamesh y Akka (peleas entre reyes de la época), Gilgamesh y Huwawa (la pelea que tiene este héroe con el monstruo del bosque de cedros, el que después de matar junto a su amigo Enkidu le da grandes glorias y fama por toda la tierra asiria), Gilgamesh y el Toro Celeste (la lucha que tiene con este engendro creado por el padre de la diosa Ishtar cuando esta se ve rechazada en su proposición amorosa a Gilgamesh, la forma en que lo mata), Gilgamesh, Enkidu y el Infierno (Sanmartín, 2005) (la historia que narra cómo Enkidu baja a los infiernos para rescatar el Aro y el Palo de su amigo y por desobedecerle queda atado y no puede volver a subir), y finalmente, un poema hermético donde se habla de cómo muere Gilgamesh, pero del que se ha perdido demasiado como para saber exactamente qué narraba).

      Contribuyendo ya no directamente al tema sino en la forma de escribir y en el estilo, se han encontrado influencias del poema de Atrahasis, los himnos de Enheduanna, el Código de Urukagina y la Leyenda de Etana (Sanmartín, 2005).

     Las influencias a posteriori se dan en grandes textos como los homéricos (de la Odisea se sabe muchos versos son un reflejo exacto de lo que está escrito en la epopeya asiria), el antiguo testamento en general (Génesis, Éxodo, Eclesiastés; sobre todo el episodio del diluvio ha sido atribuido a una relectura de la epopeya). Se cree que hasta ha podido influenciar uno de los textos sagrados de la India, esto es, el Bhagavadgita (Bottero, 2010).

RESUMEN DE LA HISTORIA Y EXPLICACIÓN METAFÓRICA:

     En cuanto a la historia como tal y sus símbolos (o leitmotivs) será primero explicada y luego transformada en conceptos inspirados del psiquiatra Carl Gustav Jung. Se desarrollará la teoría de cómo Enkidu es la parte salvaje o la sombra de Gilgamesh y cómo se va transformando esta sombra a medida que cambia la historia y Gilgamesh tiene que madurar y afrontar y aprender nuevas cosas (Jung, 1957).

1.      Enkidu y Gilgamesh. Enemistad
     Esta primera parte, en la que Enkidu y Gilgamesh son desconocidos y enemigos, está escrita en las tablillas 1 y 2. El resumen de cada una está a continuación:

     TABLILLA 1. Presentación del héroe y de sus abusos. Enkidu es creado y seducido. Quiere combatir a Gilgamesh. Una cortesana le habla, sin embargo, de una posible amistad, y le narra dos sueños premonitorios que tuvo el héroe.

    TABLILLA 2. Enkidu viaja a Uruk e inmediatamente tiene una pelea con Gilgamesh. Terminan amistándose y Gilgamesh se propone ir con Enkidu al Bosque de los Cedros para buscar gloria. Enkidu duda de ir.

     En el siguiente fragmento se expone un sueño de Gilgamesh, que este le contó a su madre y que ahora se le está contando a Enkidu:
“Antes de que, desde el desierto, hayas llegado hasta él,
En Uruk, él ha soñado contigo,
Y en cuanto se levantó le habló a su madre y le contó sus sueños.
“Madre, el sueño. He tenido esta noche:
Me rodeaban las Estrellas celestes,
Una especie de bloque del Cielo cayó pesadamente junto a mí.
Quise levantarlo: muy pesado para mí;
Intenté trasladarlo, no lo podía mover.
Ante él estaba la población de Uruk:
El pueblo se agolpaba alrededor;
La plebe se apiñaba ante él
Los jóvenes se amontonaban para verlo,
Y como a un chiquillo le besaban los pies;
Yo lo mimaba como a una esposa.
Luego, lo deposité a tus pies
Y tú, tú lo trataste en pie de igualdad conmigo”.
Sabia y experta, la madre de Gilgamesh, omnisciente, le habló a su soberano.
Sabia y experta, Ninsuna la Búfala, omnisciente, le habló a Gilgamesh:
“las estrellas celestes son tu séquito
Esta especie de bloque del Cielo que cayó pesadamente a tu lado,
Que tú querías levantar: demasiado pesado para ti;
Que tu intentaste trasladar, sin poderlo mover;
Que tú has depositado a mis pies
Al que yo misma he tratado en pie de igualdad contigo.
Y al que tú mimabas como a una esposa
Es que va a llegarte un compañero poderoso y compasivo
El más fuerte del país, el más vigoroso,
Tan sólido como un bloque del Cielo;
Que tú lo hayas mimado como a una esposa
Es que él no te abandonará jamás.
Tu sueño es excelente y del mejor augurio. (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 75)”

     Gilgamesh pelea con Enkidu (la parte salvaje o sombra) (Jung, 1957), esto es, hay un proceso de conocimiento y de búsqueda violenta, en el que este se enfrenta contra su yo pecador y salvaje. Esto principalmente porque todo el pueblo lo critica, y él se siente atacado por esto. Aquí un extracto de los errores de Gilgamesh y de cómo la pelea con Enkidu será la solución:
     I.57. “Gilgamesh no deja un hijo a su padre/ No le deja una hija a su madre/ Aruru, tú formaste al Hombre/Forma ahora lo que Anu te dictará/ Él y Gilgamesh se enfrentarán/ Y Uruk volverá a encontrar la calma” (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 64)       

     He tomado a Enkidu como la sombra junguiana principlamente por las siguientes características (que de acuerdo con la teoría de Jung obedecen al concepto de “imago” o sombra):
·         Es salvaje (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 66) : “En compañía de gacelas pastaba/Disfrutaba del agua en compañía de las bestias”
·         Viene del desierto, de un lugar apartado, desconocido, y que es buen sitio de autoconocimiento. (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 68): “Hay un joven venido del desierto. Es el más fuerte del mundo, el más vigoroso”
·         Se traviste, es decir, muestra aberraciones sexuales (“pathos”) que el héroe detesta y aborrece.  (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 54): “Ella le entregó uno de sus vestidos/ Guardando el otro para ella”
·         Se le compara con animales, es decir, una vez más se ve cómo es salvaje e instintivo: (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 78) : “Enkidu, amigo mío, Mulo vagabundo, Onagro del desierto, Pantera de la estepa”

2.      Amistad. Victorias Gilgamesh mata a Humbaba y a Toro Celeste.

Aceptación de la sombra.

     En la segunda parte Gilgamesh y Enkidu se vuelven amigos, es decir, se acepta la sombra (Jung, 1957). Comienza a haber grandes victorias, todos adoran a Gilgamesh y él recorre el mundo librándolo de enemigos y monstruos. Esta parte se abarca en las tablillas 3, 4, 5 y 6. Aquí un breve resumen de cada una:
TABLILLA 3. Preparativos para el viaje.
TABLILLA 4. Viaje. Gilgamesh le cuenta sus sueños a Enkidu. Enkidu tiene reticencias todavía.
TABLILLA 5. Pelea contra Humbaba, el monstruo del bosque de cedros.
TABILLA 6. Ishtar la diosa es rechazada por Gilgamesh, por lo que ella le exige a su padre el Toro celeste como venganza. Enkidu y Gilgamesh lo matan.
En esta parte quiero recalcar algunos términos psicoanalíticos que nos permiten evidenciar por qué Gilgamesh logró reconciliarse con su parte “pecadora” o sombra:
·          Enkidu hace labor compensatoria, es decir, ayuda a Gilgamesh a equilibrar sus pensamientos y a tener prudencia o valentía según la situación. Esto se ve en cuestiones como que por ejemplo advierte de los peligros de enfrentar a Humbaba cuando Gilgamesh desea, sin precaución alguna, ir a derrotarlo, y no titubea sin embargo a la hora de asesinarlo, mientras que en el alma de Gilgamesh asoma un atisbo de piedad.
·         Da energías (Epopeya de Gilgamesh, 2010, p.172) : “Enkidu, hacha junto a mi costado, y refuerzo para mis brazos/ Espada de mi vaina, escudo delante de mí/ Mi vestido de gala y la capa de mis encuentros”
·         Acompaña en la búsqueda por la gloria
·         Ayuda a interpretar los sueños


3.      Estancamiento – Muerte:

     Hay un tercer cambio en la forma en la que Gilgamesh se apropia de su sombra, pues después de tantas victorias los dioses deciden castigar a su compañero de luchas, Enkidu.

     Desde la psicología se puede concluir que Gilgamesh está ejerciendo una represión sobre su figura animal, lo cual hace que esta muera y el héroe quede en un profundo luto que lo haga lamentarse de que todo ser humano tenga que morir. 

Ahora, un resumen de lo que está en las tablillas:

TABLILLA 7. Enkidu tiene un sueño fatal, por lo que insulta al dios Enlil e implora al dios Shamash. Nuevo sueño fatal. Muerte de Enkidu. Aquí el extracto del sueño fatal:
El sueño fatal de Enkidu:
“Luego se hizo de día
Y Enkidu le habló a Gilgamesh:
“Escucha el sueño que he tenido esta noche:
Anu, Enlil, Ea y Shamash el celeste celebraban consejo.
Y Anu le dijo a Enlil:
Porque ellos mataron al Toro Celeste y a
^Huwawa, por esto, dijo Anu, el que de ellos
Taló la Montaña de los Cedros, debe morir”.
Pero Enlil respondió: “Enkidu debe morir,
Pero Gilgamesh no debe morir”.
Entonces, Shamash el celeste le respondió a Enlil el audaz:
“Acaso no siguieron mis órdenes
Cuando dieron muerte al Toro celeste y a ^Huwawa?
Enkidu, inocente,
¿Deberá morir?” Pero Enlil, furioso,
Se volvió hacia Shamash el celeste: “Tú hablas así porque
Como uno más de sus camaradas, no has cesado
De reunirte con ellos, todos los días”
Enkidu yacía, pues, ante Gilgamesh.
Le caían las lágrimas.
“Hermano, querido hermano. Quieren
Arrebatarme a mi hermano”. Y también:
“Voy, pues, a tener que instalarme entre los Muertos,
Cruzar el umbral de la Muerte,
Y no ver nunca más con mis ojos a mi hermano querido”.
(Epopeya de Gilgamesh, 2010, p. 279)

TABLILLA 8. Luto de Gilgamesh y funerales de Enkidu.
Gilgamesh afronta un terrible proceso de estancamiento en el cuál se pregunta cuál es la validez de sus victorias, y se da cuenta de que él no desea morir.

4.      Viaje.

     Gilgamesh decide emprender un viaje para buscar al único hombre inmortal: Utanapisthi o Utnapishtim. Esto se narra en las tabillas 9 y 10:
TABLILLA 9. Gilgamesh va al Desierto. Busca al Utanapishtî. Atraviesa los Montes Gemelos, habla con los Hombres-Escorpión; atraviesa el metauniverso, pasa por siete días de Tinieblas. Al final llega y encuentra una hermosa Luz que lo llena todo, y ve el jardín de los árboles con piedras preciosas.
TABLILLA 10. Conversación con la tabernera del inframundo, encuentro con Urshanabi (el que maneja las canoas e el metauniverso, paso por el Agua Mortal, advertencias de Utanapishtî –quien le dice que nunca logrará ser inmortal, y que su viaje no sirvió para nada.

     Psicoanalíticamente me gustaría señalar tres aspectos básicos (Jung, 1957):

Individuación. Gilgamesh tiene que madurar, y se vuelve más independiente, pues ya no necesita que Enkidu le interprete sus sueños sino que ahora lo hace él mismo por su propia cuenta.

Renacimiento: Gilgamesh, después de su crisis con la muerte de Enkidu renace, pues pasa de buscar la mera fama a querer absorber la inmortalidad, cueste lo que le cueste.

Enfrentamiento con la realidad. Tiene que aprender que nunca será inmortal, y que su viaje fue inútil, darse cuenta de cómo exageró la muerte de su amigo y de lo mal que se encuentra anímicamente.

5.      Asumir la mortalidad

     En esta última parte del poema se cuenta el episodio del diluvio, y de cómo Gilgamesh pierde la única esperanza de alargar su vida (esto es, con la Planta revitalizadora).

TABLILLA 11. Narración del Diluvio. Sueño de Gilgamesh. Búsqueda y pérdida de la Planta revitalizadora
     De manera simbólica se puede ver cómo finaliza el proceso de aprendizaje en el héroe, pues descubre sus límites propios. Retorna a Uruk, el lugar donde él mandaba, y escribe sus memorias e instruye al pueblo sobre lo que aprendió.


Luis Fernando Campos Vargas (Colombia, 1998)


REFERENCIAS:

Jean Bottero. (2010). La epopeya del Gilgamesh. Ediciones Akal.
Joaquín Sanmartin (2005). Epopeya de Gilgames, Rey de Uruk. Madrid: Trotta

Carl Gustav Jung (1957). The undiscovered self. Documento en línea.