Follow by Email

lunes, 11 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 87

La voz emerge. Contundente. Sin tropiezos. El lector intuye algo grato, no siempre hermoso pero penetrante. Su espíritu se prepara. Sabe que puede encontrar algo. No es un acertijo simple. Mejor. La complejidad tiene su belleza propia.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)