Follow by Email

lunes, 11 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 80

¿Estaría borracho Neruda
Cuando cantó a Stalin, el asesino?

¿Acaso un hombre tan erudito
Desconoció las purgas, los fusilamientos,
los campos de concentración, las prisiones en Siberia,
el genocidio de pueblos “no rusos”?

¿Acaso un poeta tan sensible
Puede admirar a un ególatra
Que con el dinero de los pobres
Hacía millares estatuas y afiches de sí mismo?
¿Se puede aceptar un premio Stalin de “la paz”
Sin sentir que se recibe algo así como
“Premio Hitler de sionismo”
O “Premio Mao Zedong a la tolerancia religiosa”?

¿Estaría borracho Neruda
Cuando cantó a Stalin, el asesino?

Sí, sin duda estaría borracho.
Estaría muy mal, caído de la perra.

El mismo hombre tierno y admirable
Que recreó el mundo a través de la metáfora
Tuvo que haber estado muy mal de la cabeza
El día en que decidió honrar al tirano,
Ignorando las atrocidades de Kolymá.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)