Follow by Email

miércoles, 13 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 76

Pobre Europa,
Siempre tan engreída
Y tan frágil, y tan desintegrable;
Llena de palacios y fastuosas catedrales
De reyes y obispos decapitados, o marionetas;
Despectiva con los “tercermundistas”
Pero endeudada hasta el cogote;
Dizque garante de Derechos Humanos
Y en realidad cuna de totalitarismos;
Dizque a la vanguardia y llena de bárbaros;
Misionera espantosa;
Teatro de guerra;
Altiva frente a pueblos que cree “inferiores”
Y mendicante frente a sus propias expectativas;
Y ahora tan sumida, tan sumida
 En una pobreza cultural que alarma.
Pobre Europa.
Tan llena
De bellezas arquitectónicas
Y de fealdades humanas.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)