Follow by Email

jueves, 14 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 59


Allá va. El hombre solitario.
Ignoro si es bandoneón o arpa
O tuba o acordeón lo que evoca.
Viste un viejo gabán, fuma su pipa.
Atiende cariñosamente a mis perros.
Saluda, y prosigue.
Acaso sus pensamientos vuelan
Allá, donde la nieve no se esconde
Y los niños cantan camino a la escuela.
Trato de ofrecerle lo más cálido de mí:
Yo también fui extranjero.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)