Follow by Email

jueves, 14 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 56

Hace más de una década
Mi fe era tan endeble como una hoja seca.
Yo simplemente iba por la vida
Atendiendo a lo superfluo.
Por supuesto, también leía mucho:
Por eso disfrazaba mi superficialidad con erudición.
Ahora mi fe ha crecido.
Los que mejor me conocen han notado el cambio:
Como dejar una carreta vieja
Y subirse a un auto deportivo.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)