Follow by Email

jueves, 14 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 48

Quiero seguir siendo niño.
Tener fe y andar por la vida sin temores,
Sin tener que ir a la defensiva.
Ya sé, eso está vetado.
Eso es algo que prohíben
Los adultos, celosos por ver a todo el mundo
Sumido en el pantano.

Pero es algo que merezco.
Me importa realmente un bledo lo que opinen
(esa es otra ganancia, a esta edad).

Quiero creer que hay gente buena
En un mundo bueno y justo.
Quiero reír cuando me de la gana.
Quiero bañarme en el azul perpetuo.


David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)