Follow by Email

domingo, 17 de enero de 2016

POEMA DE CONFESIONARIO 36

Ya me cansé de la gente
Que intenta venderme la pomada.

Por favor, por favor.
Si están tan seguros de saber lo que Dios piensa
Escriban un libro. Argumenten, y no ofendan.
Si están tan seguros de su verdad
No sé por qué el afán de convencerlo a uno.

Los caminos son infinitos,
Las miradas son infinitas,
Las perspectivas son infinitas.
Por favor, dejen de ser tan estúpidos
Y dejen a Dios ser Dios.
Respeten Su soberanía.
Sólo Él sabe
A quiénes salva, y por qué;
Quiénes lo aman de veras;
Quiénes son los coherentes;
Quiénes lo conocen (y no son los que dicen conocerlo);
Quiénes son los dignos
De autoproclamarse hechos a su imagen y semejanza.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)