Follow by Email

lunes, 21 de diciembre de 2015

Nochebuena del astronauta, por Antonio Murciano


I


Desde arriba se ve el mundo
-mordida manzana- al aire.

Tan solamente Belén
qué grande, hoy, desde el aire.

Hoy, que están de enhorabuena
el mar, la tierra y el aire.

II


Fiesta niña de mis ojos
dentro y fuera bajo el aire.

Hoy he visto al Niño-Dios
en una gruta del aire,

ángeles y serafines
mecían su cuna de aire

y cantaban villancicos
de aire, al aire, por el aire.

III


Esta noche es Nochebuena
y yo, soñando, en el aire;

surcando la noche negra
del tras-mundo, tras el aire;

yo, quemándome en el fuego
del encuentro con el aire

y helándome con el frío
de los espacios sin aire.

IV


Hoy están de parabienes
cielo y tierra y mar y aire.

Y yo, astronauta, perdido,
tendido en paz junto al aire,

voy rozando alas y estrellas
mientras giro sobre el aire,

sintiendo en mí la infinita
sombra de Dios, frente al aire.

V


Para mí toda la gloria.
Todo el gozo para el aire.

¡Fiesta de mis ojos niños!
¡Mi Nochebuena del aire!

Aire que el aire me lleva,
aire que me lleva el aire.

Antonio Murciano González (España, 1929)