Follow by Email

miércoles, 17 de junio de 2015

Los artistas son profetas, por Luis Fernando Campos

Los artistas son profetas: Lorca, Whitman, Víctor Hugo.

A los 11 años se abrieron mis ojos. Calculé por primera vez las consecuencias del suicidio, y lo deseé cada día de mi vida.  Me preguntaron por mi cara, y recordé los versos: “Aquí estoy yo, (…) como si el llanto fuera una semilla, y yo el único surco en la tierra”. [1]No sé cuándo las cosas empezaron a cambiar. Pero sé que lo hicieron.

Fue un alivio para mí volver a sonreír. Pero miento si hablo en pasado, porque aún hoy lucho con los sentimientos suicidas que me atacan cada mañana.

He reescrito, borrado, tachado, corregido, para asegurarme de no incluir una sola mentira, una sola palabra que sobrara, de hacer algo sencillo, profundo, imparcial. Ese es el camino del arte. Por eso no me gustan los escritores que hacen del leer algo difícil, ni los simplones, ni los mediocres, ni los que se atreven a rescatar del fuego algo que escribieron sin el corazón.

Al arte, a nada más que al arte le debo la alegría que me ha sido dada. Al deberle al arte mi vida, le pagaré al arte con ella misma.[2] Le dedicaré todos mis días, sin dudar, sin miedo al fracaso o al arrepentimiento, sin ese sentimiento abyecto y miserable que es la procrastinación. ¿Quién puede esperar a que amanezca de nuevo para amar al mundo, o para despreciarlo?

Supe que mi destino era ser escritor en las vacaciones en que leí a Borges. Pero no fue repentino. Aún tengo los cuadernos que cuando apenas sabía escribir llenaba con cuentos infinitos, con obsesiones que no han cambiado. Por eso me encanta abrir cuadernos viejos, recordar el pasado.

Creo en la sincronicidad. Creo en ese hálito, casi imperceptible, que mueve los engranajes del universo en forma paralela. Creo en cada llamada, en cada segundo, en cada interrupción, en cada viaje. 

Eso es arte. Expresión.[3] El arte es la forma más perfecta de amor. Bécquer: Poesía eres tú. [4]Arte eres tú. Arte es servir un buen plato para la cena. Arte es sentir la arena entre mis pies. Arte es el sonido de una  vieja balalaika, arte son las caderas de una joven rubia en la playa. Arte es la bohemia, el incienso, la corrupción. Arte es hacer del fango una estrella.[5]

Mi llamado es un llamado al arte, porque por él me fue devuelto el amor verdadero, porque fue un escape. Por eso los artistas no queremos ser artistas, queremos ser profetas. Sabemos que hay quien construye, quien trabaja, quien vende, quien descubre. Nosotros somos quienes transformamos lo que ellos hacen en algo inmortal.

Los artistas son profetas: Dalí, Rubén Darío, Vargas Llosa.

Luis Fernando Campos Vargas (Colombia, 1998)




[1] Pablo Neruda. (1923). Barrio sin Luz. En Crepusculario(15). Chile: Oveja Negra.
[2]Viktor E. Frankl. (2007). El hombre en busca del sentido último. Armenia: Paidós.
[3] Quinto Horacio Flaco. (2014). Citas, Pensamientos. 3 de mayo del 2015, de HTML Sitio web: http://www.pensamientos.org/pensamientosarte.htm
[4] Gustavo Adolfo Bécquer. (1856). XXI. En Rimas(32). España: Oveja Negra.
[5] Comunidad Wikipedia. (2013). Sublimación (psicoanálisis). 3 de mayo del 2015, de Wikipedia Sitio web: http://es.wikipedia.org/wiki/Sublimaci%C3%B3n_(psicoan%C3%A1lisis)