Follow by Email

viernes, 20 de febrero de 2015

Ancízar opina de tinterillos y leguleyos en Colombia

"...Sobre este pueblo afortunado y tranquilo cayó de repente el azote de los tinterillos. Uno de ellos preparó el campo y regó la simiente de mil enredos, que su sucesor, más experto y audaz, ha hecho fructificar copiosamente; y ora tramando por su propia cuenta, ora empleando su infernal habilidad en fomentar las rencillas que no faltan entre vecinos, ha creado tal cúmulo de causas criminales, que la mitad de ellos se hallan comprometidos como reos de imaginarios delitos, y la otra mitad como testigos, a quienes de intento ha hecho perjurar para sumariarlos, si no le rinden obediencia. Por último, no teniendo a quién encausar, desde el cura para abajo, había levantado sumarios a San Joaquín y a la Virgen, por contrabandistas de tabaco, valiéndose para ello de que en tierras de la iglesia descubrió algunas matas de aquella planta..."Se hallaban divididos los moradores en dos bandos enemigos: los secuaces del tinterillo, y sus opositores o víctimas..."

Manuel Ancízar Basterra (Colombia, 1812-1882), en Peregrinación de Alpha