Follow by Email

sábado, 24 de enero de 2015

Poema, por Luis Fernando Campos

Cada parte que suspira entre las nubes
Y cada vez que se derraman tus ojos
(Duerme cielo abyecto, fuego que construyes),
Cada vez que yo recojo los abrojos
Buscando aquel son para curar mis llantos
Hallo falsas llaves para mis cerrojos
-Negros, sucios- que se postran a los santos
Y piden la gema que escuche el trayecto
Ágil, fuerte, súbito y que inspire a tantos,
Como el hado claro que aúlla y que es recto,
Armónico canto que anida en las nubes:

-“¡Fuego que construyes! ¡Duerme, cielo abyecto!”

Luis Fernando Campos, 2014