Follow by Email

domingo, 21 de septiembre de 2014

Caen uvas en orgía de rodadero, descomponiéndose como sangre, por Luis Fernando Campos

Caen uvas en orgía de rodadero,
Descomponiéndose como sangre.
Cuando nacen no mueren, y cuando yo duermo
Ya no esperan nada del vacío.

Resbalan también cerezas por el río interminable
Que produce un sinfín de mariposas,
Las cuales mueren prestas a nacer, reviviendo,
En sueños espaciados y como inexistentes.

El cielo va hiriendo la tierra con sabor a muerte,
Así como el mar va rompiendo el aire y lo habita.
Las uvas caen como leucocitos en mi boca,
Y yo habito tan lejano y tan imperceptible en tu mirada…

Esperaría ver en algunos ojos reflejada la nube de mi destierro,
De la tristeza que no se va y que nació conmigo solipsista,
Que quiero quemar con fuego férrico y de azufre,

Que intento ignorar todos los días.

Luis Fernando Campos (Colombia, 1998)