Follow by Email

jueves, 12 de junio de 2014

Franz Beckenbauer, por David Alberto Campos

Uno de los futbolistas más inspirados, y tal vez el mejor defensa de la Historia. 

Sin embargo, sus inicios en el fútbol fueron como centro-delantero, en su adolescencia. Después de fichar por una breve temporada con el München 1860 (en la que ya logró llamar la atención del entrenador de la selección alemana de mayores, Helmut Schön, por la precisión de sus pases y la rapidez de su juego) ingresó al Bayern München, el equipo de sus amores, con el que ganó de todo: ocho ligas alemanas, tres Ligas de Campeones, una copa Intercontinental y una Recopa Europea. Ahí inventó la posición de "líbero" (un defensa móvil, no limitado a la marca, dispuesto a la creación de jugadas y en capacidad de pasar al ataque) con la que se hizo mundialmente famoso. Con Beckenbauer se volvió habitual ver defensas haciendo goles. Y él hizo muchos, como el que le anotó a Lev Yashin (la legendaria Araña Negra) en la semifinal del Mundial de 1966, o aquel inolvidable cañonazo frente a Inglaterra en México 1970. 

Dueño de una pegada excepcional, que le permitía hacer goles de larga distancia, así como de una capacidad insólita para ejecutar tiros libres y realizar cambios de frente, fue el motor de Alemania durante una década. La elegancia con la que cumplía su labor defensiva, tan inusual como agradable para el público, lo hicieron el favorito de muchos. Pelé, Cruyff y Maradona siempre han elogiado su estilo y juego limpio. Y además estaba su gran personalidad, que lo hacía un batallador infatigable y un líder en el terreno de juego. 

Pero si como capitán del Bayern levantó muchos trofeos, como capitán de Alemania Occidental no se quedó atrás: mejor jugador joven en 1966 (y subcampeón mundial), campeón de la Eurocopa de 1972 y campeón en el Mundial de Alemania 1974. Su temperamento y coraje le valieron el título de "Der Kaiser", y aún hoy es considerado el mejor futbolista alemán de todos los tiempos. Después de ser subcampeón en la Eurocopa y ganar el Balón de Oro de 1976, fue a jugar al Cosmos de New York (equipo con el que también fue campeón en tres ocasiones). 

Regresó a Alemania antes de formalizar su retiro, y fue nuevamente campeón con el Hamburgo en 1982. Pronto empezó su carrera como entrenador, logrando posicionar a Alemania Occidental en el subcampeonato en el Mundial de 1986, y obteniendo el ansiado tricampeonato en 1990 (cuando tuvo la fortuna de dirigir un equipo compacto, con tipazos como Klinsmann, Matthäus y Völler en la selección). 

Recibió galardones como mejor Director Técnico en 1990 y 1995, organizó el Mundial de 2006 y sigue siendo un prolífico empresario, directivo (actualmente es el Vicepresidente de la Federación Alemana de Fútbol), comentarista y asesor técnico. 

Datos curiosos: 1. Beckenbauer es el único futbolista que se ha coronado campeón como jugador, entrenador, director técnico y presidente de un mismo club. 2. Ostenta, junto a Mario Zagallo, el récord de ser el único en ganar un Mundial como entrenador después de haber sido campeón como jugador.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)