Follow by Email

viernes, 18 de abril de 2014

¿Dónde vivió la Virgen María después de la resurrección de Jesús?

María habría vivido en Jerusalén en los últimos años de su vida. Algunos eruditos no creyentes, sitúan su tumba en Getsemaní, Jerusalén (al respecto, cabe aclarar que nunca se han encontrado sus restos, ni su tumba, y que simplemente "suponen" que fue enterrada allí porque se adhieren a la tradición que sitúa a la Virgen en jerusalén después de la crucifixión de Su Hijo). Los eruditos creyentes, dicen que su Asunción ocurrió en Jerusalén, donde estaba domiciliada, entre 15 y 20 años después de la muerte de Jesucristo. Sin embargo hubo algunos que desde el siglo XIX emitieron la opinión que la Virgen habría vivido en Efeso y que allí habría ocurrido su Asunción. Con respecto a Efeso, es conocida por muchos turistas la llamada “Casita de la Virgen”, donde supuestamente habría vivido la Madre de Dios con San Juan al final de su vida en la tierra. La historia de este sitio comienza recientemente, a fines del siglo XIX, cuando se descubrieron cerca de Efeso las ruinas de una capilla que en la antigüedad llevaba el nombre de “Puerta de la Toda Santa”, posiblemente dedicada a la Virgen, y que se encontraba adosada al monte Bulbul-Dag (Monte del Ruiseñor). Nos dice el Padre Joaquín Cardoso que el propietario hizo correr la voz de que las ruinas eran de una casita en la que habitara María con San Juan al final de su vida y que por consiguiente allí habría tenido lugar la Asunción. Son pocos los argumentos en favor de Efeso. En cambio, la tradición eclesiástica señala a Jerusalén como el sitio donde la Virgen vivió sus últimos días en la tierra. Y el argumento principal a favor de Jerusalén es la cronología del Nuevo Testamento. Por la Sagrada Escritura sabemos que San Juan no fue a Efeso sino después de la muerte de San Pablo, por allá en el año 67 d.C. Por otro lado, María tenía 15 años cuando dió a luz al Salvador y 48 cuando murió Jesús en la cruz. Si hubiera ido a Efeso cuando fue San Juan (año 67 d.C.) para ese momento hubiera tenido más de 82 años. A esta edad habría que añadir los años que pasara Juan en Efeso. Habría entonces sucedido la asunción de María casi a sus 90 años de edad. La Tradición de los Padres de la Iglesia señala el final de los días de María en la tierra entre los 63 y los 69 años de edad. Con esto se deduce que no fue con San Juan a Efeso, ni vivió allí nunca, sino que subió a los cielos en Jerusalén unos 15 años después de la muerte de Jesús, cuando San Juan todavía estaba en Jerusalén evangelizando, junto con San Pedro y San Felipe, las ciudades de Palestina. La asunción de María, entonces, habría sucedido entre el 40 y el 48 d.C., bastante antes del exilio de Juan en Patmos. El hecho de que María no hubiera muerto, sino que hubiera subido al Reino prometido por Su Hijo "en cuerpo y alma", explicaría algo de sus múltiples apariciones a lo largo del globo (y explicaría por qué las imágenes de dichas apariciones concuerdan con las pinturas de quienes la alcanzaron a conocer en vivo, como el evangelista Lucas). * San Juan salía de vez en cuando de Jerusalén. Es por ello que San Pablo no lo consigue allí en su primera visita a esa ciudad en el año 43 o 44 d.C.. San Pablo nos dice que sólo encontró allí a Pedro y Santiago. (cfr. Gal. 1, 18-20). Se supone que cuando Juan hacía sus expediciones apostólicas, dejaba a la Virgen al cuidado de amigos y familiares. Sabemos que San Juan, una vez llegado a Efeso, no volvió a salir de esa zona. Así que no pudo haber estado en Efeso en ocasión de esa visita de Pablo a Jerusalén. El mismo San Pablo nos relata que cuando por segunda vez fue a Jerusalén en el año 50, es decir, 15 años después de su primera visita, sí encontró a Juan en Jerusalén (cfr. Gal. 2, 1 y 9). Fue en esa segunda visita cuando tuvo lugar en la Ciudad Santa la gran Asamblea de los Apóstoles, antes de que éstos se dispersaran por el mundo entero conocido hasta el momento. (cfr. Hech. 15)