Follow by Email

lunes, 17 de marzo de 2014

Vibradora cigarra, por José Eustasio Rivera

Vibradora cigarra: con tu lírico empeño los veranos cantabas en la azul lejanía, y al temblor de tus alas resonantes, fulgía todo el sol en mis ojos y en el valle risueño. Y callabas al verme por el linde pampeño divagar, cuando el rayo moribundo del día, con las blondas palmeras que la tarde mecía tuve amores, y el llano me enseñaba el ensueño. Hoy que lánguidas brumas se vistió la pradera, algo espera mi alma sin saber lo que espera: ¡que el sol brille, que vuelvas y en la luz te remontes! Ni siquiera un celaje sobre el páramo eterno... Como tú ya no cantas, ha venido el invierno y las mudas neblinas encanecen los montes. José Eustasio Rivera (Colombia, 1888-1928)