Follow by Email

lunes, 17 de marzo de 2014

La grulla, por José Eustasio Rivera

Viajera que hacia el polo marcó su travesía, la grulla migratoria revuela entre el celaje; y en pos de la bandada, que la olvidó en el viaje, aflige con sus remos la inmensidad sombría. Sin rumbo, ya cansada, prolonga todavía sus gritos melancólicos en el hostil paisaje; y luego, por las ráfagas vencido su plumaje, desciende a las llanuras donde se apaga el día. Huérfana, sobre el cámbulo florido de la vega, se arropa con el ala mientras la noche llega. Y cuando huyendo al triste murmurio de las hojas de nuevo cruza el éter azul del horizonte, tiembla ante el sol, que, trágico, desde la sien del monte, extiende, como un águila, sus grandes alas rojas. José Eustasio Rivera (Colombia, 1888-1928)