Follow by Email

lunes, 17 de marzo de 2014

Alas de Seda, por José Eustasio Rivera

Persiguiendo el perfume de risueño retiro, la fugaz mariposa por el monte revuela, y en esos aires enciende sutilisima estela con sus pétalos tenues de cambiante zafiro. En la ronda versátil de su trémulo giro esclarece las grutas como azul lentejuela; y al flotar en la lumbre que en los ámbitos riela, vibra el sol y en la brisa se difunde un suspiro. Al rumor de las lianas y al vaivén de las quinas, resplandece en la fronda de las altas colinas, polvoreando de plata la florida arboleda; y la gloriosa en el brillo de sus luces triunfales, sobre el limpio remanso de sernos cristales pasa, sin hacer sombra, con sus alas de seda. José Eustasio Rivera (Colombia, 1888-1928)