Follow by Email

jueves, 30 de enero de 2014

Vagón de un Tren, por Luis Fernando Campos

Descubrir en las letras a un amigo, Y ver en la luna un espejo que se aleja (Ver al amigo que se aleja) Ver en el mundo al amigo. Sentir el fluir del tiempo como imaginario, Como fútil, como algo Que poco o nada vale. Ver en el mundo al amigo, imaginario, (Que se aleja, que no vale.) Escuchar retumbar las campanas del tiempo; Vivir desechando un traje falso, pasajero. Sentirse sin un compañero, ver en sí a un forastero, Sentirse amigo del tiempo, Del mundo. (Sentirse pasajero.) Ver retumbar las palabras E intuir el sentir con la vista, Con el tacto, (Sentirse extraño en un mundo de extraños). Asir las ideas en las palabras, Divisar el mundo algo lejano, extraño, No poder sentir el tiempo (que se aleja, Que se va,) inconcebible, vano. ¡Pensar cómo el viento de los segundos Se va borrando, soberbio, con el paso de la aguja pequeña, delgada, En la estrecha muñeca de los actos! Vivir el sentido sinsentido Y escuchar el llamado de la cripta, de los sueños (De los sueños eternos, lejanos). Luis Fernando Campos Vargas (Colombia, 1998)