Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

LXII

Después vino una experiencia sumamente agradable: la rotación extramural, que realicé en la ciudad de Pasto, cerca a la frontera con el Ecuador. Pude gozar tomando fotos de San Juan de Pasto y sus alrededores (la Laguna Verde, el volcán Galeras y las múltiples cascadas y termas aledañas, a donde iba con un grupo de amigos liderado por Eliana Valencia, una estudiante de medicina); la flora y los imponentes paisajes me permitieron sacar muy buenas tomas. Conocí personas excelentes, muy humanas y respetuosas en su trato a los pacientes, como los doctores Jaramillo, Jojoa, Ricaurte y Solarte, que hacían los turnos nocturnos. Muy éticas también eran las enfermeras, unas mujeres maravillosas, con vocación: Grace, Lucely, Miriam (esposa Jaramillo), Carmen Elisa, Mónica, Rosa, Ligia, Alma. También aprendí mucho de los doctores Mauricio De la Espriella, Ana Sofía Calvache y Roberto Jurado, que desde la primera semana (al verme presentar los pacientes en la ronda médica de forma impecable) me mostraron respeto y cariño. Obviamente, aproveché para darme otro viaje a Ecuador (desde que conocí ese bello país en 1999, he ido en varias oportunidades) y para iniciar el que sería mi proyecto de grado en Psiquiatría: el Tratado de Psicopatología.