Follow by Email

martes, 22 de octubre de 2013

LI

Ya para ese entonces era médico rural en García, una vereda del municipio de Tello. El hospital se llamaba Miguel Barreto y quedaba en el caso urbano de Tello. Yo trabajaba ahí un fin de semana de cada mes, y el resto del tiempo en el centro de salud de García. De la sede de Tello me encantaba lo cerca que estaba de la biblioteca, a donde fui en varias ocasiones a deleitarme con Ibsen, García-Lorca, Pamuk, Pound, y dos titanes del boom latinoamericano del siglo XX con los que me reencontré gustoso: Vargas Llosa y Fuentes. Además, tuve la grata experiencia de acceder a un Rafael Pombo poco conocido: no el fabulista, sino el poeta romántico. Otra cosa buena era la excelente comida típica que se conseguía en la plaza, y a muy buen precio. Me encantaba tomar sevillana y avena helada, comer buñuelos y tamaleS, además de las ricas empanadas y de un plato muy de las zonas ribereñas y cálidas del río Magdalena, como Flandes, Neiva o Girardot, pero que también en Tello preparaban muy bien: el viudo de capaz. Además de los jugos de borojó, lulo y de cholupa. Eso sí, para corregir el sobrepeso y el exceso de colesterol daba largas caminatas, trotaba y hacía gimnasia.