Follow by Email

viernes, 30 de agosto de 2013

Sobre Juan Manuel Santos y el Paro Nacional de Agricultores

Santos muestra ahora, una vez más, que es un pésimo presidente. Su postura negacionista y torpe ha pasado de querer tapar el sol con las manos ("no hay paro") a justificar todo tipo de atrocidades contra el pueblo. Es una vergüenza que mientras a miles de campesinos honrados, que sólo buscan lo justo para tener una vida digna, se les ataque con todo el poder de la fuerza estatal...mientras que a los que han causado sufrimiento y muerte durante tantas décadas se les brinde un marco jurídico para la impunidad y se les ofrezcan todo tipo de ventajas. Es que, en el pensamiento psicótico y además sociopático de Santos, es mucho más loable el terrorismo que la protesta pacífica, y, peor aún, el negar las atrocidades de los terroristas es supuestamente "paz". Qué cinismo. Gracias a Santos los criminales acostumbrados a traficar con personas y estupefacientes, y que no muestran arrepentimiento por sus actos (secuestros, atentados, asesinatos, extorsiones, etc), tienen hoy más protagonismo político que muchos movimientos honestos y llenos de buenas ideas. Gracias a Santos se retrocedió en seguridad y gobernabilidad. Gracias a Santos se mueren hoy nuestros agricultores (porque para ellos sí hay ejército y policía). Gracias a Santos muchos isleños quedaron en la pobreza y se sentaron las bases para que, en un futuro no muy lejano, Colombia pierda para siempre su soberanía sobre el archipiélago y buena parte de la propia plataforma continental en el Caribe. Gracias a Santos podemos contemplar, con tristeza y asombro, que sí era posible un gobierno peor que el narcogobierno de Samper (1994-1998) y que el dueto Pastrana-Tirofijo (1998-2002). En el 2011 todavía este sinvergüenza decía (mintiendo, como siempre ha hecho, desde los años 90...) que no buscaba la reelección. Ahora que, una vez más, ha pelado el cobre, está intentando meternos ese golazo. Manipula la información. Miente descaradamente. Y se hace el bobo (lo cual no le cuesta mucho, porque siempre fue un niño rico bastante simplón y atolondrado, que sólo gracias a las poderosas influencias de su familia estudió en buenas universidades, obviamente sin descollar en lo intelectual). Las cosas en el país van de mal en peor, pero para Santos están de maravilla. Es que él sí lo pasa rico. El no tiene que soportar los desastres que los demás aguantamos. El abuelo de él no fue un campesino, sino un oligarca que se destacó en su paso por la Presidencia por su inercia ("la Pausa"...que en realidad fue un estancamiento), su pose aristocrática y el uso que hizo del poder para su propio beneficio. Por eso será que no le duele cada campesino asesinado o golpeado brutalmente por sus esbirros. No es de los suyos. Y a él, como a todos estos políticos de m...del país, sólo le importan los suyos. Les juro que en unos meses él mismo dirá que no hubo campesinos asesinados durante estos días. Lo negará con la misma vehemencia que negó sus falsos positivos, cuando era ministro de Defensa. Lo negará con el mismo cinismo con el que hoy negó en la radio que él fuera uno de los culpables de la crisis actual del sector agropecuario (como si el psicópata creyera que no supimos que él mismo fue ministro de Hacienda durante el gobierno Pastrana-Tirofijo, y que presidió asociaciones de caficultores). Lo negará y correrá a comprar votos. Y maldito y desdichado el país, si le vuelve a comer cuento. David Alberto Campos V