Follow by Email

domingo, 4 de agosto de 2013

EL MAMERTO, XL

XL Ya ha pasado mucho tiempo. Del MIERDA sólo quedamos Clarita y yo. De La Habana ya ni nos escriben. Estamos borrados del mapa. Celebré mi cumpleaños número 78 en medio de una bronquitis. Clarita me sacó de Puerto Lleras y me trajo para acá, para Bucaramanga. Me dejé convencer, sobretodo por el cuento de los médicos, que a esta edad ya se vuelven indispensables. Yo quería quedarme en Puerto Lleras, pero Clarito habló con un conocido de ella y nos sacaron en avioneta hasta Saravena, y luego hasta Bucaramanga (yo ya no puedo viajar en bus, porque me duelen mucho los huesos). Sigo sin ser nada de Clarita, aunque parecemos esposos. Mejor dicho, padre e hija, o abuelo y nieta, porque yo le llevo muchos años. No faltará el que diga que soy un viejo verde.