Follow by Email

lunes, 26 de agosto de 2013

"BANANA REPUBLIC" o el circo de la oligarquía criolla

David Alberto Campos Vargas* ¿Hasta cuándo la mayoría de colombianos correrá atolondradamente a apoyar a un candidato y a creer que en realidad va a ser distinto al otro, sin sospechar que todos son la misma cosa?...¿Cuándo cesarán el fanatismo y la ignorancia, y nuestra gente dejará de cegarse por el color de una bandera o los espejismos de un partido?...¿Cuándo saldrá el ciudadano corriente de la estupidez, de la falta de perspectiva histórica? (¿cuándo aprenderá por fin de la Historia, y se dejará de engañar?) Veo vallas por doquier. Escucho en la radio siempre la misma cuestión, las mismas mentiras, las mismas voces. Siempre A contra B. Y ni A ni B piensan en el pueblo. Encuentro este país cada vez más desorientado, con muy pobres opciones. Siempre en la dicotomía (engañosa, pues los que supuestamente son diferentes, en realidad son de la misma estofa). Debería ganar, alguna vez, el voto en blanco. Los mismos (aunque ya no sean "los mismos" en el sentido estricto de la palabra: son sus hijos, sus nietos, sus ahijados...o son los mismos, "reencauchados", listos para seguir mintiendo, con mentiras nuevas) siguen dominando y manipulando al pueblo engañable y embobado (idiotizado con tanta farándula, con tantas "noticias deportivas" fabricadas e hipertrofiadas para tapar las verdaderamente importantes, y mantener desinformada a la gente, que ingenuamente se cree informadísima...). Y continuarán haciéndolo, hasta que la ciudadanía aprenda (¿cuántos años más necesitará este desgraciado país para no dejarse embaucar tan torpemente?) Ya empezó el bombardeo publicitario. Van, una vez más, a gastar millones (con los que sí podrían ayudar a mucha gente, si de verdad eso les importara) y a hacer todo tipo de payasadas para proseguir con el circo. Y seguirán (y me duele pensarlo) habiendo ingenuos que correrán a apoyarlos, y que hasta matarán a sus vecinos por un maldito "color político", como siempre ha ocurrido en esta enlutada tierra. Me parece que Santos ha hecho un gobierno pésimo. Y, obviamente, no voy a votar por él. No sólo ha mostrado ser un inepto, sino también un cínico (según él no pasa nada, el paro es ficticio y las cosas van de maravilla...será porque no le toca hacer mercado, ni esquivar los atracadores cuando sale de la casa, ni hacer otras cosas que el pueblo sí tiene que aguantarse). Pero eso no quiere decir que me deje embaucar por los otros (que, en últimas, son los mismos, porque ahora sí estoy convencido que todos los "políticos" en Colombia son de la misma calaña, así unos posen azules y otros rojos y otros verdes y otros amarillos: la misma partida de ególatras, mentirosos y manipuladores). ¿Cuándo encontraremos personas idóneas, libres de alianzas perversas, íntegras y honestas, que no lleguen a sus cargos tan maniatadas por tanto compromiso adquirido previamente, en esa loca y costosísima carrera al poder?...¿Cuándo veremos a alguien que realmente use bien el poder, y no para favorecerse y lucrarse? Fracasos diplomáticos (que ahora, en el afán ridículo de una reelección improbable, se intentan negar mediante maniobras desesperadas, más mediáticas que jurídicas...y de todas formas, de éxito improbable). Fracasos económicos (aunque se intentan maquillar: en realidad no ha descendido la pobreza, sino que ahora no cuentan, para el gobierno, como "pobres" muchas familias). Fracasos institucionales. El gobierno Santos es un rotundo fracaso. Y, para colmo, a los que trabajamos nos van a desplumar más aún, porque esos políticos siempre están necesitados de dinero (para costearse sus lujosas vidas, y sus cada vez más costosas campañas publicitarias, y para robar un poquito más, obvio, porque son insaciables...). Pero, en cambio, a los terroristas les pensarán dar "casa, carro y beca", curules, ventajas y hasta medios de comunicación. Porque aquí, en este verdadero valle de lágrimas, ser bueno no parece ser tan rentable como ser terrorista, o traqueto. Pero me parece sumamente cínico que llamen "Paz" a lo que en realidad es una maniobra distractora, y una medida desesperada de este cada vez màs desprestigiado gobierno (¿gobierno, o cúpula aristocrática?...porque en verdad esta farsa llamada República de Colombia no es ninguna democracia, y mucho menos representativa, sino una oligarquía nefasta) para poder arañar otros cuatro años en el poder. Cinismo puro. Siguen las balas. Siguen las masacres. Siguen los atropellos. Y no se trata de "hacerse el de la vista gorda" ante los asesinatos, las violaciones y los atropellos cometidos por los terroristas, por simple cálculo electorero, como ya lo han señalado activistas, abogados y defensores de Derechos Humanos tanto en Colombia como en el extranjero. No, señor Santos. Usted a mí no me engaña. No es paz la impunidad. No es paz la injusticia. No es paz su circo. Y tampoco me engañan sus rivales, porque son, para desdicha de Colombia, muy parecidos a usted.