Follow by Email

domingo, 1 de abril de 2012

ESQUIZOFRENIA

Por Paola Chacón Lara*


"……Memorizando teorías de mortales inferiores pretendo entender cómo opera el gobierno….con una idea autentica, solo así podre ser alguien sobresaliente, es la única forma de destacar…"

John Nash, matemático norteamericano esquizofrénico, premio Nobel de Economía en 1994



Para muchas personas la esquizofrenia no deja de ser simples episodios de locura, y de esa misma manera denominan a las personas que la padecen, “el loco” sin detenerse por un momento a pensar lo que realmente pasa en su cerebro, y la forma como esta patología va degenerando las vidas de las personas que la padecen y la de sus seres queridos, no solo por los altos costos que esto genera sino por las repercusiones psicológicas y sociales para las familias.

Según Sarason, I., Sarason, B (2006), la esquizofrenia es un trastorno psicótico, donde las alteraciones de la percepción, el pensamiento y la conciencia, afectan de manera severa la vida de las personas que la padecen, para el DSM-IV la manera más sencilla de describir esta patología es dividirla en subtipos (paranoide, catatónica, desorganizada, indiferenciado y residual) y en los dos grupos de síntomas (positivos y negativos) que caracterizan a los individuos con esquizofrenia.

La clasificación por subtipos es moderadamente estable a lo largo de la enfermedad, ya que los síntomas presentados tienden a variar de lo paranoide a lo desorganizado y de los síntomas positivos a los negativos durante el curso de la enfermedad. Estas variaciones pueden asociarse con el deterioro funcional, conductual y neurológico que se presentan aproximadamente en el primer año después de la aparición de los síntomas, aunque estos parecen estabilizarse después de los cinco años.

Subtipos de esquizofrenia:

Esquizofrenia Paranoide

Se caracteriza por delirios, alucinaciones auditivas, lenguaje escaso y desorganizado y exagerada desconfianza de manera continua. Aunque estos pensamientos paranoides también están presentes en personas que muestran una conducta bien integrada, estas personas son diagnosticadas con un trastorno delirante y no con esquizofrenia de tipo paranoide, el pensamiento paranoide puede expresarse desde pensamientos fugases diarios hasta un pensamiento delirante que afecta severamente la vida de la persona.

Esquizofrenia Catatónica

Se caracteriza por una alteración psicomotriz que puede ir desde la inmovilidad hasta una actividad motora excesiva que no está relacionada con lo que sucede a su alrededor, las personas que padecen este tipo de esquizofrenia pueden negarse a hablar y quedarse inmóviles, presentan una conducta conocida como flexibilidad cerosa, es una forma extrema de inmovilidad en la que el brazo o la pierna permanecen en la posición en las que se les coloca, en contraste, presentan una conducta agita o en continuo movimiento, donde se presenta una excitación psicomotora en la que hablan y gritan ininterrumpidamente llegando a ser destructivos y violentos.

Esquizofrenia Desorganizada

Se caracteriza por una expresión incoherente, completamente desorganizada y reacciones emocionales inadecuadas, estas personas se comportan activamente y presentan conductas infantiles ante la sociedad, pueden negarse a utilizar ropa, también pueden orinar o defecar en lugares inadecuados. La perspectiva de recuperación a largo plazo en las personas con este tipo de esquizofrenia es baja, ya que los síntomas se presentan desde muy temprana edad y su adaptación es deficiente.

Esquizofrenia Indiferenciado

En este tipo de esquizofrenia se presentan síntomas característicos de la patología tales como, alucinaciones y delirios, o una combinación de lenguaje y conducta desorganizada y un aplanamiento afectivo.

Esquizofrenia Residual

A las personas con este tipo de esquizofrenia se les ha diagnosticado la enfermedad, pero ya no presentan síntomas sobresalientes como las alucinaciones o delirios, sin embargo, continúan síntomas como conductas excéntricas o creencias extrañas.

Entre los síntomas que ayudan al diagnostico de la esquizofrenia se encuentran los síntomas positivos los cuales manifiestan una distorsión de las funciones normales y son más frecuentes en la etapa inicial de la esquizofrenia, y los síntomas negativos que se caracterizan por el déficit o pérdida de la conducta y las funciones normales y se presentan con el paso del tiempo.

Síntomas Positivos:

Los síntomas positivos más importantes son los delirios y las alucinaciones, al menos un síntoma debe estar presente para poder diagnosticar la esquizofrenia.

Delirios

Es una interpretación incorrecta de la realidad, este síntoma también es característico de otros trastornos, pero en cada uno tienen un contenido diferente; en la esquizofrenia los delirios se presentan de varias maneras. Están los delirios extravagantes donde los pacientes creen que todo el mundo puede escuchar sus pensamientos, insertar pensamientos en su mente o extraerlos y la creencia de que sus sentimientos e impulsos son controlados por fuerzas externas, otra clase de delirios es referencial, en esta la persona cree que los gestos, comentarios, letra de canciones o pasajes de libros, están dirigidos a ellos. Otros delirios típicos son las creencias de ser perseguidos, de ser personas extremadamente importantes e incluso de ser figuras religiosas.

Alucinaciones

Son proyecciones de impulsos internos y experiencias en las imágenes del mundo externo, estas alucinaciones en algunas ocasiones están asociadas a fiebres altas o efectos de algunas drogas, pero en la esquizofrenia se presentan cuando la persona se encuentra en un estado consciente y están asociadas con cualquiera de los sentidos. Las alucinaciones auditivas son las más comunes, muchos pacientes reportan voces que les hablan acerca de sus conductas, que les dan órdenes o los acusan de crímenes. En las alucinaciones táctiles pueden sentir que se queman o sensaciones de hormigueo. Las alucinaciones olfativas son las menos comunes, en estas perciben olores fétidos provenientes de su cuerpo, según ellos, como señal de putrefacción.

Se han realizado investigaciones acerca de la actividad cerebral durante los periodos de alucinaciones auditivas y los sorpresivos resultados muestran que el flujo sanguíneo en el área de Broca (centro de lenguaje) es significativamente mayor cuando no hay alucinaciones, mientras que esta actividad disminuía en el área de Wernicke (centro de audición) en presencia de las alucinaciones, esto quiere decir que este síntoma de la esquizofrenia presenta mayor actividad en la producción de lenguaje y no en la audición.

Lenguaje Desordenado

Se entiende como un relajamiento de las asociaciones, ya que las ideas pasan de un tema a otro sin relación y el lenguaje se torna incompresible por la tendencia a repetir las palabras o frases, conocido como lenguaje perseverante, al igual que otros síntomas, el lenguaje desordenado no es único en la esquizofrenia y que no todas las personas con esquizofrenia hablan de forma extraña.

Conducta Desorganizada

En la esquizofrenia la conducta es variada, puede ser impredecible por las alucinaciones o experiencias de la persona, pueden surgir respuestas emocionales como episodios de ira repentinos e inexplicables en los que quizá la conducta de los demás puede ser interpretada erróneamente y posiblemente desencadenar conductas agresivas.

Síntomas Negativos:

Aplanamiento Afectivo

Se caracteriza por la reducción en la intensidad de la externalización de los sentimientos, muestran poca emoción cuando hablan, evitan el contacto visual, tienen un rostro inexpresivo, muestran apatía y desinterés y hablan en voz baja.

Pobreza o Limitación del lenguaje

Este síntoma se caracteriza por el bajo contenido en el discurso, por lapsos prolongados durante una conversación, falta de respuestas, lentitud en el lenguaje y el bloqueo al hablar.

Retraso Psicomotor

Se caracteriza por movimientos lentos, reducción en los movimientos voluntarios y poco interés en la participación social.

En el caso con que iniciamos, el del misterioso genio de Virginia (John Nash), la esquizofrenia paranoide hizo que creyera que había sido contratado por el gobierno para una misión secreta, donde empezó a desencadenar episodios de alucinaciones visuales y auditivas: "…se te implanto un diodo de radio, es seguro, según el isotopo se desvanezca, los números cambiaran. A tu llegada esa será la clave…".

Estas son algunas de las alucinaciones que tenía este paciente durante las etapas críticas de la enfermedad, según la película “A Beautiful Mind” basada en la vida real de este gran matemático.

Al iniciar un tratamiento ya sea por hospitalización o como paciente externo tienen como base los antipsicóticos acompañados de intervenciones psicosociales, en algunos casos los pacientes se rehúsan a dichas hospitalizaciones y tratan de convencer a sus familias que ellos están bien y que no tienen necesidad de eso, como fue el caso ejemplo de esta investigación, quien tras ser internado acude a su esposa para contarle su verdad: "…Debes ayudarme a salir de aquí, estuve haciendo trabajos secretos para el gobierno, existe una amenaza de proporciones catastróficas, creo que los rusos ven mi perfil muy alto y por eso quieren acabar conmigo…"

Este es uno de los muchos casos que existen donde los pacientes diagnosticados con esquizofrenia pueden llevar una vida casi normal, siempre y cuando ellos tengan conciencia de la enfermedad y sean acompañados de familiares que estén dispuestos a estar con ellos en este proceso que puede llegar a ser bastante doloroso.

Finalmente conoceremos algunos antecedentes que marcaron la exploración, el desarrollo y el diagnostico de la esquizofrenia, que a pesar de los muchos esfuerzos en las investigaciones aun se desconocen las causas, aunque para Hirsch y Weinberger (2003) citado en Sarason, I. y Sarason, B (2006), es probable que sus síntomas sean producidos por la interacción de factores vulnerables con el estrés ambiental, entre los estudios realizados anteriormente tenemos las investigaciones de tres pioneros cuya influencia sigue teniendo vigencia en la actualidad. Uno de ellos es Emil Kraeplin (1856-1926), médico alemán que denominó la enfermedad como demencia precoz (dementia praecox), ya que se presentaba en edades tempranas, hizo énfasis en que la clasificación no solo dependía de los síntomas observados, sino de la causa de la enfermedad, dividió la esquizofrenia en tres: paranoide, hebefrénica y catatónica.

Otro importante investigador fue Eugen Bleuler (1857-1939), médico suizo que argumentó que muchos síntomas tenían una causa psicológica, Bleuler utilizó el término “esquizofrenia” y adicionó otro tipo de la enfermedad llamado esquizofrenia simple, para él las características principales de la enfermedad se resumen en las cuatro “A” (alteraciones del afecto, alteraciones de la asociación, ambivalencia y autismo). Finalmente esta Kurt Schneider (1887-1967), quien no negó las apreciaciones de Kraeplin y el sistema de las cuatro “A” de Bleuler, pero para el eran ideas demasiado vagas para ser confiables, Schneider describió los síntomas de primer orden, conocidos hoy en día como síntomas positivos.

A pesar de todos los aportes hace falta conocer un poco más las causas de la esquizofrenia para de esta manera poder diagnosticar tempranamente e iniciar un tratamiento satisfactorio y así poder brindarles a las personas que padecen este trastorno la posibilidad de tener una vida más productiva laboral, económica, familiar y socialmente.

Bibliografía

Sarason, I & Sarason, B. (2006). Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos. Undécima Edición. Psicopatología. Psicología Anormal: el problema de la conducta inadaptada (pág. 337-411). México. Pearson Educación.
Howard, R. (2008). Película A Beautiful Mind.

* Estudiante de Psicología, Konrad Lorenz Fundación Universitaria