Follow by Email

sábado, 7 de enero de 2012

A Envigado

Caminante fui de sueños,
Amante/buscador, exégeta
Desde un paraíso junto a la montaña.

Algunos no me creían
Y preguntaban, llenos de miedo:
"¿Cómo es posible que vivas allá?"
Yo les contestaba sincero:
"En todas partes hay gente buena,
Sólo hay que tender puentes
Y saber buscar"

Y encontraba
Orquídeas y rosas,
Atardeceres como versos,
Personas de todo tipo
Trabajando honestamente.

Cuando me asomaba a la ventana
El hermoso pueblo iluminado
Me decía que también quería una vida
Pacífica y amigable.

Envigado
Y sus calles empinadas
Y sus casas que parecían hermanarse
Me compartían el aire fresco y la alegría
De un montón de gente buena, anhelante de cambio...

Caminante fui de sueños
Amigo de ardillas y colibríes,
Escribiendo en una mesa de madera
En medio de árboles y hadas.


David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982).