Follow by Email

jueves, 7 de julio de 2011

Oración, por David Alberto Campos

Señor



Te pido, humildemente,

Que hagas entender a tus hijos

Que somos todos una misma prole

Y tenemos el deber de amarnos y ayudarnos;

Que eres Krisna, y Alá, y Yahvé, y Jehová, y Cristo,

Y eres también más

Que esas humanas denominaciones.



Te ruego

Que hagas de nosotros, los humanos,

Seres verdaderamente humanos:

Reales, honestos, francos,

Ajenos a las intrigas y los golpes,

Amigos de la paz y el pensamiento.



Haznos

Buscar más la belleza interior que la aparente,

Anhelar lo que de veras es profundo,

Endulzar las palabras y los gestos,

Servir con una sonrisa.



Que así, Señor, entendamos

Que en el Amor no son terribles las espinas:

Las espinas están coronadas de rosas;

Que vale más un jardín que una fábrica

Y, más que un batallón, una biblioteca;

Que es dichoso el que crea un oasis

En un mundo hostil y devastado;

Que vale más sostener que encadenar.



Ayúdanos, Señor, a ser más humanos

Y entender que la Vida es hermosa sólo si es fecunda,

Y es fecunda sólo al ser pacífica.

Campos Vargas, David Alberto. En Catedral y Aquelarre (2011)