Follow by Email

sábado, 5 de febrero de 2011

Para Antonio Iriarte Cadena

Belleza, néctar de los libres

Magia, lámpara y susurro
Victoria de danzantes coleópteros

Belleza en crisálida y platino
En cascadas, cascos, cascabeles
Y el verde sin fin de las premoniciones

¿Cómo no he de celebrar el tango de la rosa,
El bostezo del tigre, del viento, de las olas?

Libre, música y relámpago
Como el oro insistente de alborada

Sepultado el puñal, llegan los besos

Belleza, néctar de los perdonados

Ajeno a los jueces, a las calaveras
Puro, intocable, luminoso
Emerge seráfico broncíneo alado
El espíritu sensible, el Infinito

¿Ustedes han tocado
Las alas de los ángeles
Las manos de los escultores, de los amantes?

Belleza, néctar de liróforos noctámbulos

Puntiagudos campanarios
Se yerguen entre las palmeras:
Ellos saben de eclipses, de adioses, de hados

Y en la cruz, en la luna, en el Tao
El camino es Uno.

David Alberto Campos, Umbra et Imago (2008), poema 32