Follow by Email

martes, 4 de noviembre de 2008

INSIGHT

Los humanos vivimos en deseo
Y terminamos en cenizas:
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas

Todo es Retorno, ¿retorno a la Nada?

Escribimos la canción
Pero desconocemos el final:
Cuando la melodía avanza
Y nos hacemos la ilusión de disfrutarla
Calla de pronto la orquesta

Creemos hacernos inmortales,
Pero son pataletas de niño:
El Tiempo termina sepultándonos
Y llevándose lejos nuestra obra

Los humanos vivimos en deseo
Y terminamos en cenizas:
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas

Jugamos y creemos que ganamos
Aunque vayamos perdiendo…
Los años pasan, y la derrota
Se evidencia en el ocaso de los días

Sonreímos satisfechos
Pero en verdad lloramos
Porque llevamos dentro
El vacío del que anhela

Morimos cada instante,
Pero no nos enteramos…
Al final nos entierran
Y volvemos al origen, pero acabados
Finaliza la mascarada
Todo es Retorno, ¿retorno a la Nada?

Los humanos vivimos en deseo
Y terminamos en cenizas:
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas

Somos, amigo, una línea recta
La cadena de actos es irreversible:
Así queramos devolvernos
No podemos cambiar lo recorrido

Aunque creamos corregir lo hecho
Estamos apenas subsanándolo
Y al final, todo es borrado
Por el zarpazo infame al que tememos

Podemos aprender, predecir acaso
Pero el paso de las horas continúa
Y el presente se consume, se marchita…

La Rueda gira
Subimos, bajamos
En la cima nos creemos vencedores
Pero la gloria es efímera
Y vamos descendiendo al sepulcro

Todo es Retorno, ¿retorno a la Nada?

Los humanos vivimos en deseo
Y terminamos en cenizas:
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas

Dios se ausenta o se divierte
O es una ficción, un poema
Pero nos aterra semejante panorama
Y creemos, nos aferramos ciegamente
A los restos del naufragio

Los humanos vivimos en lucha
Y terminamos mordiendo el polvo:
La Voluntad gana aplausos
Pero la Muerte obtiene el premio

El sendero es tortuoso
El enigma inexpugnable
Confiamos en la Fortuna
Aunque el Azar no sea benevolente

El espejo nos muestra el declive
Y la realidad nos lo confirma:
A fuerza de golpes vamos doblegándonos
La mirada se hace suplicante
Se va quebrando el alma
Y al final se rompe hasta la osamenta

Los humanos vivimos en deseo
Y terminamos en cenizas:
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas

Resistimos unos con fiereza:
El rugido del tambor, la batalla…
Aumenta nuestra fe con cada herida
Y a la duda respondemos con coraje
Encanecemos y nos hacemos más altivos
Estiramos a la fuerza nuestros días

Otros se dejan, resignados:
Llanto en silencio, la renuncia…
Van desgarrándose por dentro
Y al dolor responden con paciencia
Se secan y se hacen más tristes
Preparan de antemano la despedida

Amanece, el mundo brilla
Pero volverá la angustia del crepúsculo

Vivimos en deseo, en lucha
Y terminamos siendo polvo y ceniza
La Voluntad gana aplausos
Pero la Muerte obtiene el premio

Vivimos en deseo, en lucha
Y terminamos siendo polvo y ceniza
Allí donde la Vida quiso
La Muerte ríe a carcajadas.

David Alberto Campos Vargas (Colombia, 1982)